2017, el año del “Misil” Fernando Gaviria

El ciclista colombiano Fernando Gaviria, de 22 años, ha vuelto a confirmar en Argentina, esta vez en la Vuelta a San Juan, que es un velocista preparado para disputar con los mejores las principales carreras del calendario.

Su primer gran reto será el debut en el Giro, pero apunta a las clásicas, “porque son pruebas que concentran lo que más me apasiona del ciclismo”, asegura. Aunque ha sido comparado con los ya legendarios Mark Cavendish y Peter Sagan, el Misil quiere hacer su propia historia y ser él mismo. El paisa aprende rápido y sale a la carretera a ganar. “En Colombia piensan que hay que dedicar mucho tiempo para adaptarse a Europa, pero mi enfoque es tratar de ganar desde el principio. Cuando fui a competir a San Luis, hace dos años, fue para ganar. Allí derroté a uno de los grandes, Mark Cavendish, y eso me motivó mucho. Lo que quiero es seguir ganando”, destacó.

Desde el Tour de San Luis de 2015 continúa la evolución imparable del ciclista de La Ceja, quien ha añadido a sus aptitudes físicas el aprendizaje de correr en un equipo que conoce perfectamente la técnica del esprint y el comportamiento en carrera.

Aunque Tom Boonen, del Quick Step, señaló que Gaviria sólo podrá mejorar en técnica y no en velocidad por haber llegado a su tope, Gaviria piensa que “todo se puede mejorar con trabajo”.

Su futuro lo vive al día, aspira a ganar etapas en las grandes, pero no esconde que sus facultades le permiten aceptar la llamada de las grandes clásicas.

“Me gustan más las carreras de un día, son más intensas de más concentración, tienen todos los componentes del ciclismo que me apasionan”, dijo.

No obstante, explicó que “para las clásicas me falta crecer mucho, hay que conocer esas carreras y adquirir la experiencia necesaria. Estuve cerca de disputar la victoria en la Milan San Remo del año pasado, pero sufrí una caída. Iba cansado, me desconcentré y lo perdí todo. Es una carrera que estaba en la lista y que algún día quiero ganar”, explicó.

Uno de los técnicos del Quick Step, Brian Holm, dijo tras un triunfo de Gaviria en Gran Bretaña que el colombiano “es una mezcla de Sagan y Cavendish”. Él tiene su propia teoría.

“Es un halago, pero prefiero marcar mi propia historia, quiero ser yo mismo, ser más completo y un ganador. Ellos son grandes corredores y quiero llegar a ser una insignia como ellos”.

Miembro de una familia ciclista, hijo de padre corredor y con hermana que es una destacada especialista en pista, Gaviria apunta al Giro, su primera experiencia en una grande de tres semanas.

“El Giro de este año marcará el camino para prepararme para tres semanas. He señalado la primera etapa para vestir la camiseta rosa y la octava, el 13 de mayo, día del cumpleaños de mi novia”, comentó.

Respecto a la Vuelta a España, dijo que su participación “es una decisión del equipo. Si estoy bien, podría correrla”, confesó.

Aficionado a la Moto GP y admirador del campeón español Jorge Lorenzo, Gaviria se acordó de su madre, único componente de la familia ajeno al ciclismo.

“Yo salía a correr con mi padre, y mi hermana es ciclista, pero mi madre siempre fue fundamental, me apoyó en todo. Tiene mucha paciencia y admite todo, porque a veces llegamos raspados y magullados. Me cuida en los peores momentos”.

Con 22 años, su carrera en el ciclismo de ruta va por buen camino, no obstante, le falta mucho por lograr y es por eso que este antioqueño no se agranda y sigue siendo el mismo joven sencillo y humilde que salía a rodar por las calles de La Ceja siendo apenas un niño. El 2017 será el año de su ratificación, pues este es un pedalista diferente, un escarabajo avanzado, que no sólo le dará triunfos a Colombia en etapas de ascenso, sino muchas en llegadas al embalaje.