A la cárcel tres taxistas procesados por quemar vehículo de Uber en Bogotá

La jueza 70 de control de garantías cobijó con medida de aseguramiento en centro carcelario a los tres taxistas investigados por participar en una persecución en contra de un vehículo que utilizaba la plataforma Uber en la noche del pasado 17 de enero. La funcionaria judicial aceptó los argumentos presentados por la Fiscalía General que consideró que los procesados representan un peligro para la sociedad. 

Los ahora procesados son señalados de haber interceptado el carro particular en el sector de La Conejera en la localidad de Suba, amenazar al conductor y posteriormente quemar el vehículo. Para la juez, la falta de reglamentación con el tema de Uber no legitima al gremio de los taxistas para atacar a sus “ficticios enemigos”. 

Los antecedentes registrados por los medios de comunicación, precisó la jueza, advierten frente a una “guerra interna” promovida por los taxistas en contra e los conductores y usuarios de Uber, poniendo en riesgo la integridad de absolutamente todos los ciudadanos quienes se encuentran expuestos a ser víctimas de ese guerra. 

Se retan -precisó- a ver quién ataca más carros de la competencia. Esto genera una zozobra e intranquilidad para toda la comunidad que ya no se siente tranquila utilizando sus vehiculos particulares puesto que temen ser confundidos por los taxistas como usuarios de la plataforma Uber. “Existe un sentimiento de preocupación en las calles”.

Los antecedentes registran que los taxistas atacan con armas de balines a los carros que creen prestan el servicio de Uber. Resaltó que uno de los procesados, Camilo Cristancho, motivó a sus otros compañeros para identificar, ubicar y atacar a este tipo de vehículos. “Sin importar quién pueda salir lesionado por esta conducta”.

Debido a esto es menester que estas personas se encuentren privadas de su libertad en un centro carcelario, de no hacerlo este conflicto motivado continuará puesto que se ayudan de la tecnología para motivar estos tipos de ataques. “No fue un hecho accidental, o un arrebato de Camilo para incendiar un vehículo. Él fue el creador del grupo de WhatsApp que utilizó para coordinar estas actividades”. 

Estos ataques demuestan un desprecio directo por los derechos de los demás ciudadanos, quienes pueden resultar afectados en su integridad por estas persecuciones realizadas por los taxistas. “Por más que no esté regularizado me pueda subir a uno de estos vehículos sin tener miedo que va a ser atacado”, precisó la funcionaria judicial. 

Tras conocerse la noticia del vehículo incinerado, los bogotanos empezaron a sentir aún más miedo de movilizarse por las calles. “No se puede permitir que exista un miedo como particular que si recojo a alguien un taxista va a pensar que es un Uber y me ataquen”. La conducta de los tres hombres, para la jueza, reviste una gravedad absoluta.

Debido a esto, y al riesgo que oculten y eliminen pruebas, como lo estaban haciendo al momento de ser capturados da pie a enviarlos a un centro carcelario mientras se inicia el juicio. La Fiscalía General les imputó los delitos de terrorismo e incendio a William Garay, Camilo Cristancho y John Anderson Vergara.