Capturaron a Andrés Jaramillo por cartel de contratos

Andrés Jaramillo, el expresidente de Conalvías, una de las empresas de construcción más grandes del país, fue capturado anoche en su casa por su participación en el carrusel de la contratación en Bogotá. Jaramillo deberá responder por los delitos de peculado por apropiación, interés indebido en la celebración de contratos y cohecho por dar u ofrecer, luego de que la Fiscalía hallara pruebas de que le entregó comisiones a concejales y funcionarios de la administración de Samuel Moreno para garantizar la adjudicación de un multimillonario contrato en la Unidad de Mantenimiento Vial (UMV).

Por estos mismos hechos de corrupción, en los que se repartieron sobornos para asegurar el contrato que tenía un valor de $43.515 millones fueron condenados el exgobernador de Cundinamarca, Álvaro Cruz Vargas, el exdirector de la UMV, Iván Hernández Daza y los concejales Hipólito Moreno, Andrés Camacho Casado y Orlando Parada Díaz. La Fiscalía responsabilizó a Jaramillo de haber hecho parte de la  la Unión Temporal Vías Patria Ingeniería, integrada en un 99% por la empresa Patria y el 1% restante por la firma Conalvías, a la que le adjudicaron a dedo el multimillonario contrato el 8 de abril de 2010.

Jaramillo también es investigado por la cesión del contrato de la construcción de la Fase III de Transmilenio en la 26. En ese negocio, que tenía un valor de $315.000 millones y por el que recibió una adición de $150.000 millones, la Fiscalía ha dicho que Jaramillo entregó coimas a los hermanos Moreno por el 6% del valor del contrato a través de Emilio Tapia, con quien se reunió en repetidas ocasiones entre 2008 y 2010 en su oficina al norte de Bogotá.

La Fiscalía ha intentado imputarle cargos a Andrés Jaramillo desde hace más de nueve meses. Fueron seis audiencias las que se suspendieron por diversos motivos y, por esa razón, la Fiscalía solicitó la captura de Jaramillo para garantizar su presencia ante un juez. A pesar de que la primera investigación en su contra se centró en las irregularidades de la construcción de la Fase III de Transmilenio, será por los líos en la UMV por los que el expresidente de Conalvías -empresa que se encuentra en proceso de reorganización y a la que Jaramillo renunció en octubre de 2015- tendrá que responder.