Empleados de Jaime Granados dicen que él sí cumple con el pago de sus salarios

La reconocida diseñadora de interiores Patricia Mejía, propietaria de la firma Patricia Mejía Design Colombia, aseguró a este diario en el artículo titulado “La deuda que el abogado Jaime Granados no ha pagado” que el litigante contrató sus servicios para la dirección de obra y el rediseño arquitectónico de un penthouse que adquirió en el edificio Neos Nogales, en Bogotá, pero, según ella, nunca le pagó la totalidad de lo acordado.

En dicha publicación, en la que Granados se defendió diciendo que ese asunto ya fue conciliado y que el pago de los $700 millones quedó en manos de Neos y la fiduciaria, se señala que dos de sus empleados le indicaron a este diario que el abogado tampoco les pagaba desde hace varios meses.

“Dos de sus empleados sostienen que desde hace varios meses, tampoco a ellos les cumple con el pago de sus salarios. Las dos personas de su oficina, que pidieron la reserva de su nombre, aseguran que Jaime Granados no volvió allá para que no le cobren y que por eso asume sus asuntos jurídicos desde el club El Nogal en Bogotá”, dice el artículo sobre la pelea jurídica entre Mejía y el penalista.  

Este sábado el equipo jurídico que trabaja para Granados envió una carta a El Espectador en respuesta a estas revelaciones, y asegura que ninguno de los 13 firmantes le dio esa “falsa” información a este medio. Además concluyen que el periodista habría sido mal informado por “dos personas que se hicieron pasar como empleados de Jaime Granados y lo engañaron o, el periodista que realizó el artículo está faltando a la verdad”.

Los firmantes son David Espinosa Acuña, Carlos Fernando Alarcón González, Carolina Azuero Manrique, Jhonatan Abisaad Gómez, María Alejandra Rodríguez Téllez, Luisa Martínez Cabra, Shirley Polo Ramírez, Claudia Durán Garzón,  Juan Felipe Amaya Mejía, Sebastián Erazo Camargo, Esteban Sotomayor Puerto, Andrés Orjuela Villamil y Juan Camilo Revelo Jurado.

Mientras tanto el problema entre Mejía y Granados persiste, porque la firma de Jorge Mattos, a cargo del proyecto Neos Nogales, no le ha regresado los $700 millones al penalista ya que, a raíz de unas reformas arquitectónicas que ordenó hacer Granados, la fiduciaria ha tenido que incurrir en costos para dejarlo con el diseño inicial para poder venderlo.