En medio de escándalos de corrupción, Santos promete $1.5 billones para vías terciarias

En los últimos meses el país ha sido testigo del desgreño de los recursos públicos por cuenta de la corrupción. Se habla de los millonarios sobornos que pago la firma Odebrecht para ganarse la licitación de la Ruta del Sol y de los inmensos sobrecostos en la construcción de la refinería de Cartagena (Refiar) que supera $1.6 Billones. No obstante, en la clausura de la Cumbre de gobernadores, el presidente Juan Manuel Santos, dijo que estos hechos no se pueden desconocer, pero que la mayor parte de las grandes obras van “viento en popa”.

Por eso, el presidente Santos anunció que hay un presupuesto de regalías que no se ejecutado, se trata de $1.5 billones que planteo que fueran invertidos en vías terciarias de la mano de gobernadores y alcaldes. A juicio del mandatario se podrían construir cerca de 3000 kilometros de estas vías verdales antes de que termine su mandato en 2018.

“La propuesta que le estoy haciendo al Congreso es que las regalías las descongelemos y las dediquemos a vías terciarias. Queremos hacer eso de común acuerdo porque a donde yo voy, me reclaman por esta necesidad. Las inversiones en las grandes arterias van viento en popa”, dijo Santos.

Como el tema de la corrupción en las obras públicas es el tema del cual se está hablando en el país Santos señaló que “lo de Odebrecht es un tema que ha afectado a toda la región, pero es solo un contratista. No podemos frenar lo demás solo porque una empresa está haciendo fraude. No se puede estigmatizar a los contratistas y los empresarios”.

Santos se despidió de Amylkar Acosta quien renunció a la dirección ejecutiva de Federación de Gobernadores, pero que también confesó que su salida se dio por una persecución política del vicepresidente Germán Vargas Lleras quien se mantenía molesto porque no fue invitado a una cumbre de gobernadores. (Lea: Amylkar Acosta acusó a Vargas Lleras de presionar su renuncia a la Federación de Departamentos)

Vargas Lleras claramente está en campaña a la presidencia  y la dirección ejecutiva de la Federación es un aliado estratégico. Pero de lo que poco se habla es que el ministro de Interior, Juan Fernando Cristo, trató de mantener en el cargo a Amylkar Acosta y en esa labor estaba su viceministro aunque desde Casa de Nariño había pedido también la salida de Acosta.

Este es un capítulo más de las cada vez más evidente diferencias entre el ministro Cristo y el vicepresidente Germán Vargas Lleras. Los dos funcionarios renunciarán en próximas semanas para postular sus nombres a las elecciones presidenciales.