"Es una desgracia que en muchos lugares la corrupción dé estatus": Procurador General

El procurador General, Fernando Carrillo aseguró que los actos de corrupción que se registran día a día en el país son un factor de destrucción de la democracia. Hecho por el cual anunció la conformación de un grupo élite que investigue y procese disciplinariamente a los implicados en estas acciones que desfalcan al Estado.

Considera que la corrupción es una vía directa “al populismo y a la derrota de la democracia”. En la cumbre de Gobernadores celebrada en el Valle del Cauca el jefe del Ministerio Público indicó que no se puede permitir que la figura de la descentralización ideada en la Constitución de 1991 sea destruida.

La corrupción, en su concepto, está en todas las instancias y estructuras del poder. “Campea especialmente en los sectores sociales que es el doble o triple pecado que cometen los corruptos, porque cometen un pecado contra la sociedad, contra el Estado y contra los sectores más débiles de la población”.

En su intervención lamentó que estas acciones que deberían ser un lastre de vergüenza se han convertido en un símbolo de poder. “Es una desgracia que en muchos lugares la corrupción dé estatus y la sanción sea inexistente. Los  pícaros gozan de buena salud mientras la salud de los colombianos está en cuidados intensivos”.

“El Estado ha concentrado todos sus esfuerzos en derrotar a los violentos. Ahora deberá concentrar todo su potencial en derrotar a los corruptos. No como una bandera electoral, sino como una política de Estado”, precisó Carrillo Flórez. Calificó además de gravísimo que en el país el 87 por ciento de los contratos se entreguen de manera directa sin realizar la licitación que exige la ley.

Cerca de 35.606 contratos son entregados a dedo, por una cuantía cercana a los 2,9 billones de pesos, y que el 90% de esa contratación directa sea para contratos de prestación de servicios. Esta situación, indicó, debe modificarse de manera inmediata puesto que la celebración de esos contratos es la puerta directa a la corrupción.