Exhuman cuatro cuerpos de policías muertos en el Palacio de Justicia

Los agentes del CTI que en la mañana de este martes llegaron al cementerio Jardines de Paz, ubicado en el norte de Bogotá, solo identificaron los cuatro cuerpos que exhumarían por las prendas de vestir que estás llevaban puestas. La Fiscalía intenta establecer si efectivamente son los restos de cuatro uniformados que fallecieron en la toma y retoma del Palacio de Justicia, ocurrida en noviembre de 1985.

Se trató, presuntamente, de los restos del escolta del magistrado Alfonso Reyes Echandía,  Jaime Benítez Prieto; del conductor del también magistrado Carlos Medellín, Plácido Barrera Rincón; del capitán Héctor Aníbal Talero Cruz, quien comandó el grupo de asalto Halcón I; y el agente Libardo Durán.

Quien dio la orden para adelantar la diligencia judicial fue la fiscal 39 de la Dirección de Justicia Transicional, y el objetivo es determinar con plena seguridad la identidad de los cuatro uniformados, pues a pesar de que han pasado 31 años desde los hechos del Palacio de Justicia, todavía no hay claridad sobre el paradero de todas las personas que estaban en el edificio cuando el M-19 lo invadió y más tarde el Ejército intentó recuperarlo.

Los restos de los uniformados fueron trasladados a los laboratorios forenses del CTI, en donde además reposan los restos de otro grupo de personas que también habrían fallecido en la oma y retoma del Palacio. Los investigadores esperan identificar genéticamente todos los restos y así ubicar a los familiares a quienes hacer entrega de los mismos.

En noviembre pasado, los familiares del capitán Héctor Aníbal Talero y del sargento Jaime Benítez Prieto acudieron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de Derechos Humanos (CIDH) para solicitarle que no archivara la investigación contra miembros del M-19 por las muertes ocasionadas en su intento por tomarse la sede máxima de la Justicia en Colombia.

“Aproximadamente un centenar de personas resultaron muertas por acciones directas del grupo guerrillero, tales como tiros de gracia o como consecuencia del incendio iniciado por el M-19 cuando los integrantes de este grupo impidieron su salida del Palacio”, precisaron en la acción judicial los familiares, que está a la espera de ser admitida por ese organismo internacional.