Revuelo en el Congreso por robo de importante suma de dinero a funcionaria

Como si el Congreso no tuviera suficiente con ser una de las instituciones con menos prestigio en el país, se sumó un episodio más que demostraría, definitivamente, que en el Legislativo la seguridad no es suficiente ni siquiera al interior de las oficinas de los congresistas.

En diálogo con El Espectador, el presidente de la Comisión Tercera de la Cámara, representante Hernando José Padauí confirmó que recibió una llamada de la secretaria de la célula legislativa, Elizabeth Martínez, para informarle que fue víctima, presuntamente, de un robo. Al parecer, tenía en su escritorio una suma importante de dinero que desapareció.

Fuentes consultadas por este diario, cercanas a la Comisión Tercera, aseguran que la cantidad de dinero desaparecida ascendería a los $40’000.000. Según el jefe de Seguridad del Congreso, coronel Samuel Bernal, él también recibió una llamada de Martínez sobre las 2 de la tarde para reportar el respectivo registro del robo.

“De inmediato avisamos a la Sijín para que vinieran a revisar el caso en la Cámara. En este momento la investigación está en manos de ellos”, señaló Bernal. Explicó, además, que diariamente se realizan controles rigurosos con listas para verificar que todas las puertas de las oficinas queden cerradas al finalizar el día.

Sin embargo, El Espectador también se comunicó con Martínez y no confirmó la cantidad de dinero que tenía guardada en su oficina, pero aclaró que “es una plata mía, yo no manejo plata de la Cámara. Tampoco he dicho que se la robaron, pudo ser que se me perdió a mí”.

Según Bernal, “pasamos revista puerta por puerta, ventana por ventana, y nunca se identificó que esa oficina haya quedado abierta. Cuando una oficina queda abierta, el procedimiento que se sigue es sellarla con adhesivos de la Policía Nacional, se registra en la planilla y al día siguiente se hace el ingreso en compañía de quien la tenga asignada para que verifique si falta algo”. Los operativos, no obstante, se adelantaron de inmediato para dar con el paradero de ese dinero.