Santos llama al orden a su vicepresidente

Hasta que se hizo necesaria la intervención del presidente Juan Manuel Santos para tratar de frenar los fuertes enfrentamientos verbales en los que se han visto involucrados, en los últimos días, el vicepresidente Germán Vargas Lleras con el Gobierno de Venezuela.

Este viernes, el primer mandatario le hizo un ‘jalón de orejas’ a su vicepresidente para que acuda al lenguaje del respeto y se dedique a sus funciones. Esto, luego de que Vargas Lleras tildara de patán al diputado del vecino país, Diosdado Cabello quien, a su turno, lo calificó de “hijo del gran puto”.

Santos le recordó a Vargas Lleras que la encargada de las relaciones internacionales es la ministra María Ángela Holguín. “El vicepresidente tiene unas funciones específicas: está encargado de adelantar lo que tiene que ver con la infraestructura y vivienda. El vicepresidente está encargado de eso y la ministra Holguín de las relaciones internacionales y ambos tienen que obrar de acuerdo a sus fueros. Hago un llamado al respeto en cualquier comunicación con cualquier país y en cualquier circunstancia”, señaló Santos.

La canciller Holguín también intervino en el debate diplomático, dados los cuestionamientos que hizo el vicepresidente Vargas Lleras frente a la falta de apoyo que, según consideró, debía darle el Ministerio de Relaciones Exteriores. La ministra señaló las relaciones con Venezuela siempre se han manejado, entendiendo la sensibilidad de los temas “y por eso es importante la prudencia y la mesura”.

Para la ministra, de hecho, el cruce de choques verbales entre Vargas Lleras y Venezuela se debe, entre otras cosas, al debate electoral. “En este momento en que comienza a calentarse el ambiente electoral, muchas de las declaraciones responden a esto, y yo sí prefiero mantenerme al margen de cualquier comentario”, añadió la ministra.

A su turno, el vicepresidente Vargas Lleras le respondió a Holguín, vía twitter que “comprendo bien que se mantenga al margen en este caso, como en muchos otros lo han hecho usted y la Cancillería”. El vicepresidente añadió que, incluso, nunca ha esperado ninguna acción ni ningún tipo de ayuda por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores. La postura de la canciller, en todo caso y según sus plabras, es la de no entrar en polémica con Vargas Lleras pues “somos parte de un mismo Gobierno”. 

El lío ‘colombo-venezolano’ arrancó en Tibú (Norte de Santander), cuando, en medio de un evento de entrega de casas, el vicepresidente llamó ‘venecos’ a los venezolanos y afirmó que ellos no podrían beneficiarse del programa de casas gratis. En respuesta Venezuela envió una nota de protesta a Colombia y anunció que emprendería acciones para exigir respeto.