Se aproxima elección de magistrados de la Jurisdicción de Paz

Las dudas que se han tejido en torno a la Jurisdicción Especial de Paz no son pocas. El Gobierno nacional y los coordinadores ponentes del Acto Legislativo que incluye el sistema que juzgará a los actores involucrados en el conflicto armado se han seguido reuniendo para sacar adelante la columna vertebral del Acuerdo de Paz en el Congreso y, mientras eso ocurre, se van tomando otras decisiones que, en todo caso, contribuyen a darle celeridad a la implementación de lo pactado.

Una de ellas tiene que ver con el Comité de Escogencia que se encargará de elegir a los 113 magistrados que harán parte de la justicia para la paz. Según informó el presidente Juan Manuel Santos ya fueron delegados tres de los cinco integrantes de ese comité, en cuya elección participan: la Corte Suprema de Justicia, la ONU, el Centro Internacional de Justicia Transicional, la Corte Europea de Derechos Humanos y la Comisión Permanente del Sistema Universitario del Estado.

Por el lado de la Corte Suprema de Justicia, fue designado para el Comité de Escogencia el magistrado José Francisco Acuña. La ONU designó al jurista peruano Diego García-Sayán y el Centro internacional de Justicia Transicional a su directora en Colombia María Camila Moreno. “Es decir, sólo está pendiente la designación de la Corte Europea de Derechos Humanos que aceptó que iba a nombrar a su delegado y el de la Comisión Permanente del Sistema Universitario del Estado,  que también está en proceso”, confirmó el jefe de Estado.

Se trata de una de las decisiones más importantes dentro de la implementación del Acuerdo de Paz con las Farc, si se tiene en cuenta la exigencia del país frente a la imparcialidad que deberán ejercer los más de cien magistrados que tendrán la responsabilidad de dictar sentencias absolutorias o condenatorias contra los miembros de la guerrilla, agentes del Estado y terceros involucrados en el conflicto.

De hecho, esa fue una de las posturas que con mayor drasticidad defendió el Centro Democrático –principal partido opositor a lo pactado en La Habana- pues no estaban de acuerdo con que la JEP tuviera dentro de sus magistrados a personal extranjero. Cosa en la que, finalmente, terminó cediendo el Gobierno.

Es de recordar que el Gobierno le había solicitado al Papa Francisco participar de la elección de uno de los integrantes del Comité de Escogencia, petición que fue declinada por el sumo pontífice en septiembre del año pasado. La tarea que se le había encargado fue asumida por la Corte Europea de Derechos Humanos.