Sobreviviente a tragedia de Chapecoense recibe alta médica y asistirá al Brasil-Colombia

El portero Jackson Follmann, superviviente del accidente aéreo en el que pereció casi toda la plantilla del Chapecoense, abandonó este martes el hospital en el que completaba su recuperación y anunció que asistirá este miércoles al partido amistoso entre las selecciones de Brasil y Colombia. (“Socorro, no quiero morir”: sobreviviente de accidente de Chapecoense)

“Finalmente, el gran día llegó. Es una etapa más concluida, gracias a Dios. Salgo hasta con el corazón apretado, pues hice grandes amigos aquí. El cuidado que todos tuvieron conmigo fue increíble, estoy muy feliz y motivado. Salgo de aquí fuerte, prácticamente curado”, declaró el jugador a periodistas.

Follmann, de 24 años, fue uno de los seis supervivientes del accidente ocurrido el 30 de noviembre que costó la vida a 71 personas. El Chapecoense viajaba a Medellín para jugar el partido de ida de la final de la Copa Sudamericana contra el Atlético Nacional. (Chapecoense: crónica de una tragedia anunciada)

El portero pasó por varias cirugías en Colombia, donde le amputaron parte de la pierna derecha.

“Quiero sentir el aire, el cariño de las personas y comer una parrillada”, señaló el portero, quien espera seguir su carrera deportiva en el Chapecoense, posiblemente como parte del cuerpo técnico: “Es mi voluntad, me voy a preparar y conocer nuevas cosas. Es un momento de aprendizaje”. (Caio Júnior: entre la felicidad y la eternidad)

Follmann viajará el miércoles a Río de Janeiro para ser homenajeado en el partido entre Brasil y Colombia, con el que se recaudarán recursos para las familias de las víctimas del accidente, y luego irá a Sao Paulo para someterse a un tratamiento de adaptación a una prótesis.