Verdades y mentiras de las estrellas que han sonado para reforzar al América

Nombres rimbombantes han sonado para llegar a América de Cali: Ronaldinho, Diego Forlán, Jefferson Farfán, Leonardo Pisculichi, Fernando ‘Queso’ Fernández y Dimitar Berbatov, son algunos de los refuerzos que se han escuchado. Y no son los únicos, la lista es extensa. “Han surgido más de 50 u 80 empresarios y ofrecen jugadores de todos los calibres. Futbolistas de 300 o 400 millones de pesos mensuales y el presupuesto no da para tanto”, explica a El Espectador Tulio Gómez, máximo accionista y presidente del cuadro escarlata.

De esos nombres la mayoría han sido ofrecidos al equipo vallecaucano. Pero no pasa de ahí. El dirigente tiene claro que quieren un referente, que esté vigente, “que mueva el torniquete pero que aporte en la cancha”, dice. Y aunque precisa que alguno de esos jugadores que brillaron podría llegar, eso no sería algo positivo para el equipo. “Esos jugadores pueden llegar, le hacemos todo un show en su presentación, pero después viene el desencanto cuando lleguen los malos resultados”.

Tulio Gómez explica lo anterior con Ronaldinho, “es un jugador maravilloso” lo exalta, “pero para partidos de definición, no lo veo jugando 60 o 90 minutos. Si vamos a pagar una buena cantidad de dinero por algún futbolista, necesitamos que sea un revulsivo”, añade el presidente del cuadro americano, quien también resalta que en la directiva se está pensando “más en la marca de equipo que en las estrellas”.

Eso sí, el máximo dirigente del América de Cali aún no cierra la puerta a un posible refuerzo más y deja un mensaje de ilusión, “nos queda un cupo para un jugador referente. Lo necesito”, sobre ese futbolista que están buscando dice que es un delantero o mediapunta del exterior, pero deja claro que todo está en manos del técnico rojo, “estamos esperando lo que decida Hernán Torres, él decidirá si es un 9 o un 10 y también decidirá si llega o no Luis Tipton (lateral izquierdo de Independiente Medellín)”.

Tulio explica que el jugador es extranjero debido a que los “jugadores colombianos buenos son inalcanzables. Por ejemplo, averiguamos por Carlos Darwin Quintero y su salario excede lo que podemos pagar. Es imposible en estos momentos”, finaliza.